Lo claro y lo oscuro se confunden (dentro y fuera de mí)
El tiempo se burla. Transcurre y a la vez queda eternizado.
El para siempre finalmente es un quizás.
¿A dónde fueron las historias que rociaron estas paredes?
¿A dónde las voces que aún se escuchan cuando cierro los ojos?
Sé que esa ventana abrió tu jaula. Y ahora la miro para liberarme.
Para empezar a ser yo una vez que empiece a caminar de vuelta hacia mí…

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *